Estudiantes que diseñaron catalizador trabajan en proyectos para producir energía

6SANTO DOMINGO. La gente hacía turnos ayer para tomarse fotos con Francarlos Bencosme. Para posar, se colocaban detrás de una mesa en la que había un artefacto metálico inventado por él y su amigo Keyron Figueroa. Querían un recuerdo del día en que se entregó la patente nacional del aparato: un catalizador para vehículos que reduce la contaminación directa en hasta 90 %…

Bencosme -estudiante de mecatrónica en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC)- y Figuereo -de ingeniería eléctrica en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD)- incubaban el proyecto desde que estaban en tercero del bachillerato, y hoy tienen 21 años. Elaborar el prototipo les tomó tres años, y en el proceso gastaron unos RD$150,000, apoyados por el Fondo de Capital Semilla de Emprendimiento e Innovación del Instituto.

image_content_7165846_20160905164246 image_content_7165848_20160905163635

Con el dispositivo, llamado Catalizador de calentamiento automático en motores de combustión interna, lograron que el INTEC culminara un proceso en la Oficina Nacional de Propiedad Industrial (Onapi), que empezó el 8 de agosto de 2014, y se convirtiera en la primera universidad local en obtener una patente de invención.

La forma del artefacto delata que su instalación corresponde al tubo de escape. “Funciona para cualquier tipo de vehículo de combustión interna”, afirma Bencosme. Explica que un catalizador recombina las partículas del humo que pueden ser perjudiciales para el medio ambiente.

Datos sobre el proyecto destacan que actualmente existen catalizadores que reducen los gases contaminantes, pero empiezan a funcionar luego de que se han recorrido unos 10 kilómetros, tomándose de 8 a 15 minutos. Sin embargo, el inventado por los estudiantes entraría en funcionamiento inmediatamente se enciende el vehículo, reduciendo la contaminación directa hasta en 90 %.

También puede ser funcional para industrias que utilizan motores de combustión.

Siguiente etapa: su uso
Los jóvenes y el INTEC piensan en el mercado exterior. Aspiran conseguir una patente internacional. “Luego de eso se presentaría el proyecto a una casa distribuidora, pudiera ser una fabricante de vehículos o una fabricante de catalizadores directamente, para cederle un por ciento de la patente o un por ciento de fabricación de la patente”, comenta Bencosme. Como emprendedor, piensa en grande: “Toyota Motors sería una gran opción”.

Los estudiantes también trabajan en otros dos proyectos: un generador magnético, que funciona con imanes permanentes y energía inducida, y un generador eléctrico, a base de radiación solar y agua.

Bencosme también desarrolla un tercero con otros dos compañeros: un sistema de generación de energía con el paso de vehículos en las vías públicas.

El valor de las patentes

A nivel mundial, las patentes universitarias han dado origen a importantes innovaciones. La Onapi recuerda el caso de la bebida Gatorade, cuyo origen se remonta a una patente de investigadores de la Universidad de Florida. Víctor Gómez, vicerrector de Investigacición y Vinculación del INTEC, anunció que antes de fin de año esperan haber presentado seis nuevas solicitudes de patentes ante la Onapi.

Compartir en:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.