El FBI allana la mansión de Donald Trump en Florida en busca de pruebas de un posible delito

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado este lunes que agentes del FBI, la Oficina Federal de Investigación, han entrado para practicar un registro en su mansión de Mar-a-Lago, en Palm Beach (Florida). El FBI solo puede realizar ese tipo de registros con autorización judicial y para concederla el juez tiene que valorar como probable que se haya cometido un delito.

Ni el FBI ni el Departamento de Justicia, del que depende, han dado explicaciones sobre la actuación. Ha sido el propio Trump el que ha asegurado a través de un comunicado, que su casa estaba “bajo asedio, allanada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI”.

“Nunca le había ocurrido nada parecido a un presidente de Estados Unidos”, ha escrito Trump. Algo así, ha añadido, “solo podría suceder en países rotos del Tercer Mundo”.

Trump está inmerso en varios casos judiciales. Está bajo el escrutinio del Departamento de Justicia por sus intentos de alterar los resultados de las elecciones de 2020 y hace unos meses surgieron sospechas de que se había llevado a Mar-a-Lago documentos oficiales clasificados como secretos.

Seguidores de Donald Trump muestran su apoyo afuera de la residencia del expresidente en Mar-a-Lago, Florida

El registro, según dos fuentes familiarizadas con la investigación que cita The New York Times, parece centrarse precisamente en el material que Trump se había llevado a Mar-a-Lago después de abandonar la Casa Blanca y que podría incluir cajas con documentos clasificados.

Trump tardó meses en devolver 15 cajas con documentos que le habían sido reclamadas por los Archivos Nacionales.

Después de trabajar y cooperar con las agencias gubernamentales pertinentes, esta incursión no anunciada en mi casa no era necesaria ni apropiada”, afirma Trump, que añade: “Se trata de una mala praxis de la fiscalía, de la militarización del sistema de justicia y de un ataque por parte de los demócratas de la izquierda radical que no quieren desesperadamente que me presente a la presidencia en 2024.

Sobre todo a raíz de las últimas encuestas, y que igualmente harán cualquier cosa para detener a los republicanos y a los conservadores en las próximas elecciones de mitad de mandato.

“¿Cuál es la diferencia entre esto y el Watergate, donde los operativos irrumpieron en el Comité Nacional Demócrata? Aquí, al revés, los demócratas irrumpieron en la casa del 45º presidente de Estados Unidos”, señala Trump. Tras conocerse la noticia, algunos seguidores de Trump se han desplazado a las afueras de la residencia de Mr-a-Lago con banderas de Estados Unidos en apoyo al presidente.

El historiador y periodista Garrett M. Graff, ha cogido el guante ante la disparatada comparación con Watergate para explicar que el registro de la casa de Trump implica que no solo el Departamento de Justicia, seguramente al más alto nivel, sino también un juez federal independiente ha firmado la orden.

Seguidores de Donald Trump muestran su apoyo afuera de la residencia del expresidente en Mar-a-Lago, luedo de la redada del FBI

Eso supone que el juez valora que es probable que se haya cometido un delito y que es posible que se encuentren más pruebas en Mar-a-Lago. “En conjunto, se trata de una de las acciones más significativas, delicadas y políticamente explosivas que el Departamento de Justicia y el FBI han llevado a cabo, una de las escasas veces que han investigado a un presidente”, ha escrito en un tuit.

Trump asegura que ya ha tomado la decisión de si se presentará a las elecciones presidenciales de 2024 y todo apunta a que eso es lo que pretende hacer. Sin embargo, por ahora no ha pasado de las insinuaciones: “Me presenté dos veces. Gané dos veces y lo hice mucho mejor la segunda vez que la primera (…). Y ahora puede que tengamos que volver a hacerlo”, dijo este sábado, insistiendo en el bulo de las elecciones robadas de 2020.

Un procesamiento de Trump es uno de los factores que podría impedir que se presentase a las elecciones. Al tiempo, una actuación judicial puede acentuar aún más la polarización que se vive en Estados Unidos.

La conservadora Fox hablaba ayer de un “doble rasero” de la justicia por haberse practicado un registro de la mansión de Trump mientras que no se ha acusado a Hunter Biden, hijo del actual presidente y uno de los blancos favoritos del medio por sus negocios.

 

Compartir en:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.