Demandan mejoría del mercadito “Quitipón” en el barrio 24 de Abril

El centro de abasto ocupa casi la mitad de la calle 10 del barrio 24 de Abril

SANTO DOMINGO. Más de 45 años tiene el mercadito conocido como el “Quitipón” en la calle 10 esquina Central en el barrio 24 de Abril, sin que ninguna alcaldía mejore sus condiciones de higiene y venta de los productos que se comercializan en ese centro de abasto…

Son unos 40 comerciantes los que se ganan la vida vendiendo desde frutas, vegetales, víveres, carnes y hasta ropa, ocupando parte de la calle 10, por donde el tránsito es limitado.

Marcelino de los Santos vende hortalizas y otros productos desde 1982 y dice que su hijo mayor tiene 36 años, y cuando llegó al lugar ni siquiera conocía a la madre de su vástago.

Indicó que personal de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo fueron e “hicieron un cambalache”, instalando un tubo para el desagüe, pero que no asfaltaron la parte intervenida.

Cuenta que lo que no falla es el cobro de 10 pesos diarios por parte del Ayuntamiento del Distrito Nacional para poder operar.

“Sería bueno que haya una organización, que uno no se moje, que arreglen esto”, dijo De los Santos.

Lino Castillo vende en el mercadito desde 1971, sirviendo a los moradores de barrios como Gualey, Las Cañitas, 24 de Abril, Simón Bolívar y otros.

“El ayuntamiento cobra impuesto sí, pero no hacen nada aquí. En los Guandules han hecho mesa y aquí no han hecho ná”, enfatizó.

De su lado, Marcial Castillo, otro vendedor, llegó al lugar en 1976 y desde entonces tiene su espacio. Aspira a que organicen el mercadito, retirando las mesas viejas y construyendo un espacio para poder vender en mejores condiciones.

“Vienen y dicen que van a hacer las mesas, yo quiero que lo organicen, que quiten todas esas mesas viejas que no están haciendo nada, que las pongan a nivel para que los carros pasen bien”, expresó.

Para los compradores, el mercadito “El Quitipón”, que debe su nombre a que con frecuencia las autoridades quitaban las mercancías de las calles, es una gran ayuda a la economía porque pueden comprar algunos productos a precios asequibles.

“La situación está muy dura y si nos quitan este mercadito, entonces cómo nos hacemos los pobres, y ellos mismos que viven de esto”, opinó José Mejía, un comprador.

Compartir en:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.