Velas encendidas apagan vidas de cinco niños durante el fin de semana

Una niña permanece en cuidados intensivos en Santiago por quemaduras

9SAN PEDRO DE MACORÍS. Cinco menores fallecieron el pasado fin de semana al incendiarse sus viviendas, cuatro de ellos como consecuencia de velas prendidas para iluminar las casas, ubicadas en el municipio Ramón Santana, en San Pedro de Macorís, el sector Los Guarícanos, en Santo Domingo Norte, y en Constanza, en La Vega…

La vivienda de la joven Indira Germán quedó destruida después de un fuego que apagó las vidas de sus dos hijos, de cinco y dos años, porque se durmió con una vela encendida encima del televisor, en medio de un apagón en Los Guarícanos, Santo Domingo Norte.
La vivienda de la joven Indira Germán quedó destruida después de un fuego que apagó las vidas de sus dos hijos, de cinco y dos años, porque se durmió con una vela encendida encima del televisor, en medio de un apagón en Los Guarícanos, Santo Domingo Norte.

No obstante, en un caso no se ha dado a conocer el origen del fuego.

El último caso es el de una bebé de siete meses cuyo deceso se produjo al prenderse un barracón en el batey La Cubana, del municipio Ramón Santana, en San Pedro de Macorís. La infante dormía y estaba sola a la hora del siniestro. Era hija de Fraicelys Fidelis Santana y Gully La Flor, ambos de nacionalidad haitiana, y se desconoce el origen del fuego.

También ayer, en la madrugada, fallecieron los menores Elián y Camila Alcántara, de cinco y dos años, respectivamente, en el sector Los Guaricanos, de Santo Domingo Norte, al producirse un fuego causado por una vela encendida, colocada encima de un televisión. Ambos menores eran hijos de la joven Indira Germán, quien dice que no pudo despertar a tiempo del profundo sueño para evitar la tragedia.

Asimismo, en la sección El Nueve, de la comunidad de Arroyo Arriba, del municipio de Constanza, los menores identificados como Ramona, de un año, y Yormairy Hernández Suriel, de 17 días de nacida, perdieron la vida el sábado por quemaduras de tercer grado en más de un 95 por ciento del cuerpo al quemarse su vivienda por una vela encendida.

En este caso de la provincia La Vega, resultó con quemaduras de segundo grado la menor Altagracia Suriel Hernández, de cuatro años, quien permanece ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital infantil Arturo Grullón.

En el incendio del barracón en Ramón Santana, las demás personas que lo habitaban lograron escapar de las llamas a tiempo, pero sus ajuares y ropas se redujeron a cenizas.

Compartir en:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.