Bandas implantan el miedo en el Cerro de Papatín de Santiago

9SANTIAGO. Las bandas de vendedores de drogas que funcionan en el sector Cerros de Papatín, al suroeste de la ciudad y donde la noche del pasado martes desconocidos mataron tres personas a balazos, mantienen en zozobra y pánico a sus residentes…

Así lo declararon a Diario Libre al ser entrevistados, aunque solicitaron no se divulgaran sus nombres por temor a represalias.

“Esos tígueres están bien montados y bien armados, yo les digo todo, pero no me saquen en cámara, porque después soy un muerto seguro”, expresó un obrero de la construcción, que lleva más de 15 años residiendo en la comunidad.

Indicó que después de ls 8 de la noche, las familias tienen que recluirse en sus hogares, porque en cualquier momento se produce una balacera como la del pasado martes en la calle principal.

El barrio está compuesto por decenas de familias humildes tanto dominicanos como haitianos, y hay más bancas de loterías que otro tipo de negocios.

Jorge Tejeda, dueño de un puesto de venta de frutas y productos agrícolas, declaró que como servidor de la Iglesia Católica, vive aconsejando a la juventud del barrio para que se aparten de los vicios.

“Pero esa tarea también deben asumirla los padres y los profesores en las escuelas, aunque recocemos que necesitamos una mayor vigilancia policial y con fuerza, no que se doblegue ante el dinero”, subrayó Tejeda.

El pasado martes en la noche, fueron ultimados de varios balazos, los nombrados Johanan Espinal Rodríguez, José Antonio Rodríguez y el niño haitiano Jhon Desy, de apenas 12 años de edad.

La Policía Nacional informó que por la muerte de esas personas persigue a unos tales Siguí, Olgo y Delga.

En el barrio Cerros de Papatín vienen ocurriendo enfrentamientos entre bandas de distribuidores de estupefacientes desde el año 2013 y hasta la fecha han muerto más de siete personas a causa de los mismo.

Entre los casos más sonados están el de la estudiante Yésica María Torres Vargas, de 18 años, quien fue herida mortalmente en la cabeza, falleciendo luego en un centro de salud. Ese suceso ocurrió el 30 de junio del 2016.

Asimismo, el 21 de enero de ese mismo año, fue ultimado el joven Edward Núñez Vargas, de 24 años de edad.

Y en abril del 2015 en el hoyo de Maizal, del mismo sector, fue ultimado de varios balazos Leopoldo Capellán.

Compartir en:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.